Semana Europea de Prevención de Residuos: Reducir ya no es una opción

El actual modelo económico, basado en una estructura lineal de negocio, ha traído consigo el concepto de residuo, aceptado como algo inherente al crecimiento financiero. Sin embargo, la generación de residuos además de representar un problema en la gestión de estos al crear presión sobre los vertederos, también demuestra que el sistema actual es ineficiente. Aceptar los residuos como algo inevitable conlleva tres consecuencias: 1) el residuo contiene aún material valioso que se puede convertir en “alimento” para nuevos procesos, 2) se aumenta la demanda por material virgen y por ello, 3) se acelera el agotamiento de los recursos naturales. Sin lugar a dudas, estos problemas crean ineficiencias en el sistema actual, acarreando complicaciones económicas, sociales y ambientales.

En este sentido, la Comisión Europea ha lanzado desde hace unos años, la Semana Europea de Prevención de Residuos con el objetivo de organizar múltiples acciones durante una semana al año para crear conciencia acerca de la gestión y reducción de los residuos. En este aspecto, la Diputación Foral de Gipuzkoa ha participado de este evento a través de diferentes actividades durante la semana del 17 al 25 de noviembre. Hay que destacar que la Diputación ha centrado las acciones alrededor de la transformación del modelo actual de economía lineal de usar y tirar a una economía circular, para generar más empleos y aprovechar los residuos como nuevas materias primas o energía en la lucha contra el cambio climático.

 

Es importante el enfoque dado por la Diputación durante esta semana al resaltar acciones que aprovechen las oportunidades que representa impulsar la economía circular, ya que esto resultaría en miles de millones de euros en crecimiento económico desacoplado del agotamiento de recursos naturales. Tecnun – Universidad de Navarra también ha participado en este evento, exhibiendo proyectos encauzados hacia la promoción de una economía circular. En breve, se presentaron proyectos que tienen como objetivo optimizar el consumo de agua y energía en la industria alimentaria y reducir el impacto ambiental asociado a la gestión del agua (Life Mcubo). Además, se ha enseñado una guía para la integración de los principios de la economía circular en PYMEs (EcoPYME) y una plataforma colaborativa en economía circular para empresas (Circular Market). Por último, se ha mostrado resultados de una herramienta de diagnóstico para identificar la situación de las empresas de Gipuzkoa respecto a su nivel de implementación de economía circular (EZI Gipuzkoan). Como se puede observar, existen muchas acciones que pueden ser adelantadas que van mucho más allá de la gestión típica de un residuo, porque con la economía circular reducir los residuos ya no es una opción.

Image
Image